¿Cómo la relajación nos ayuda a conciliar el sueño?

La relajación nos ayuda a aliviar la mayoría de las alteraciones del sueño que son producto de la tensión nerviosa y el estrés causados por el ritmo de vida acelerado, y estos niveles se aumentan y se aceleran debido a la situación actual de pandemia.

El cuerpo reacciona ante el estrés al liberar hormonas. Estas hormonas hacen que su cerebro esté más alerta, causar que sus músculos se tensionen y aumentar su pulso. A corto plazo, estas reacciones son buenas porque pueden ayudarle a manejar la situación que causa el estrés. Esta es la manera en que su cuerpo se protege a sí mismo.

“Sentir en lugar de pensar, esto cambia radicalmente la tendencia de producir más estrés, unos músculos relajados calma los nervios estimulando la circulación.”

Existen en nuestra piel aproximadamente 5 millones de receptores del tacto (exteroreceptores de la piel propioceptores del musculo y articulaciones), que envían impulsos nerviosos al cerebro a través de la medula espinal, cuando tocamos con nuestras manos estimulamos esos receptores, disminuyendo la excitabilidad nerviosa y mejorando la calidad del sueño lo que evita tener que acudir a las drogas en la mayoría de los casos.

La mayoría de las personas que disfrutan de la terapia de masaje saben que libera endorfinas, los neurotransmisores positivos en nuestro cuerpo. Esta es una forma natural de activar la curación, disminuir el insomnio y el alivio del dolor. Sin embargo, es posible que no sepan que el masaje también reduce la hormona del estrés llamada cortisol y que libera otros neuroquímicos positivos: la serotonina y la dopamina.

La relajación de los músculos de cuello distensiona esta área del cuerpo, favorece la circulación de sangre hacia la cabeza, oxigena y mejora el funcionamiento neuronal.

En Ozean Centro terapéutico puedes encontrar terapias relajantes que son un complemento para ayudarte a conciliar el sueño.

Tratamientos terapéuticos relajantes Ozean

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.